martes, 25 de enero de 2011

EL PROFETA HABACUC

Habacuc fue contemporáneo del profeta Jeremías y algunas veces aparece con el nombre de “Ambacum”.
   Los exégetas y escrituristas lo colocan realizando su misión profética en concreto en los tiempos del rey de Judá, Joakim o Jeconías, entre los años 625 y 612 a. de Cristo que fue un reinado de injusticias e iniquidades.
   Habacuc se estremece y se queja al ver como prosperan y oprimen los pueblos caldeos, impíos e idólatras contra la desgracia del pueblo de Dios. El profeta, no se resigna, interpela, cuestiona, protesta, se enfrenta a Dios. No encaja la situación dramática de su pueblo castigado y oprimido con su fe y las promesas. La mano y la acción de Dios en la historia se le hace incomprensible.
   A pesar de los pesares, de las apariencias, de la triste situación, de las contradicciones, injusticias, calamidades e iniquidades, descubre la clave en la fidelidad del justo que responde a la firma y real fidelidad de Dios.
   Dios que dio pruebas de fidelidad en el pasado, es el mismo Dios ahora y siempre está. El señor continúa siendo la única fuerza –la diestra poderosa- y anima al pueblo a saber esperar contra toda esperanza. Dios siempre tiene la última carta.
   Está viendo y sufriendo que “El malvado acorrala al justo y la justicia está pervertida”. La historia parece que la sucesión de opresores e injusticias que se pasan los relevos de unas manos a otras.
   Predice la ruina de los pueblos opresores y que sus ídolos no podrán defenderlos.
   Amenaza con maldiciones a los caldeos y a los opresores –azote de Dios- instrumento que sirve para castigar la culpa del pueblo de Dios.
   Hace unos “Ayes o Lamentaciones” sobre la maldad y situación del pueblo: ladrones, saqueos, ganancias injustas, despojos, crímenes, drogas y borracheras, otras vergüenzas y las idolatrías.
   Termina su pequeño libro con solo tres capítulos con un himno de alabanza a Dios y un canto a la esperanza.
   “Señor vuelve a actuar en nuestro tiempo y a nuestro favor, date a conocer también en nuestros días y aunque estés airado no te olvides de tener compasión…”.
   “Señor, acuérdate que saliste a salvar a tu pueblo y a tu Ungido –el Mesías-“.


                              Manuel Latorre De Lafuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.