miércoles, 2 de junio de 2010

MELITON DE SARDES


Este famoso y antiguo apologista del siglo II fue obispo de Sardes en Lidia de Asia Menor y contemporáneo de los emperadores Antonio Pio (138-161) y de Marco Aurelio (161-180) a quienes dirigió una aplogia para aclarar la situación , defender y suavizar las relaciones entre el cristianismo o iglesia y el estado romano.
Hizo varios viajes a Jerusalén para conocer de “visu” la antigua tradición cristiana, gran predicador y escritor. De sus muchas obras solo se conservan fragmentos.
Además de las Apologías se conservan dos importantes Homilías: “homilía sobre la Pascua y Homilía sobre la pasión”. En estas homilías festivas se pueden leer la doctrina cristiana tradicional –no sistematizada- pero si muchas piezas sueltas sobre el concepto de Dios, sobre la mariología etc.
En la Homilía sobre la Pascua deja entrever que por aquel tiempo y lugar de Asia Menor en medio de la polémica sobre la celebración de la Pascua, ello: eran “Cuarto-decimanos” es decir , celebraban la Pascua en día fijo –14 de Nisan o Abril-, mientras en otros lugares como ahora la Pascua cristiana se celebraba el Domingo primero después del equinoccio de primavera o el primer domingo de la primera luna llena de primavera del primer domingo después del 21 de Marzo.
En la Homilía sobre la Pascua hace estudio y exposición tipologico de la Pascua antigua que tiene su realidad verdadera en la Pascua nueva o cristiana.
Estudia en el Antiguo testamento referente a la Pascua los “Tipoi y los Topoi. Tipoi son los tipos, el simbolismo, la figura, la prefiguración, el proyecto, el misterio que encierra la palabra del Viejo Testamento.
Topoi del griego“topos" son los lugares, situaciones, personajes, la esclavitud del pueblo en Egipto, la tierra de promisión, el paso del mar Rojo, el desierto, el cordero, el Faraón opresor, Moisés el libertador.
Melitón de Sardes hace ver como todos estos “tipoi y topoi” se realiza en la Nueva Pascua de Cristo y en su Resurrección.
Una obra no se construye sin proyecto. El proyecto que se va a realizar –la salvación y redención del genero humano- se modela primero con cera, o con arcilla, o con madera, con un modelo o figura, un andamio destinado a desaparecer una vez que está construida la grande obra con su bella forma y verdadera realidad.
Dime Ángel exterminador lo que te ha intimidado en Egipto: ¿La inmolación del cordero o la vida del Señor? ¿La muerte de la oveja o la figura del Señor? ¿La sangre del cordero o el Espíritu del Señor?.
En la “Homilía sobre la pasión” hace una larga invectiva antijudia y expone la paradoja del asesinato de Dios com respuesta a sus acciones benéficas.
Manuel Latorre de Lafuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.